rrpp.gif Portal de Relaciones Públicas     
   
 
 

CONTENIDOS

rrpp
Apuntes-Tesis
relacionespublicas

 
 Artículos
imagen
 Biografías

 Glosario Técnico

 Bibliografía
carrera de relaciones publicas


RECURSOS


 Correo

 Chat

 Foros

 Bolsa de trabajo

SERVICIOS


 Diario de prensa

 Guía de medios

 Guía de empresas

 Newsletter

 ¿Dónde estudiar?

CAPACITACIÓN


 Aulas virtuales

 Comités de crisis

 Test de RRPP

 Cruci-RRPP
prensaydifusion

Institucional
crisis
Colaboradores
comunicacion de crisis
Recomendados

Publicidad
portal

 

 

 

 

 

 

 

 

Apuntes-Tesis » Relaciones Públicas
 
LAS RELACIONES PÚBLICAS E INSTITUCIONALES EN LOS PARTIDOS
POLÍTICOS ARGENTINOS
 
Por. Carolina Wilches.
 
 

2.2 Identidad e Imagen

 

Ya en referencia a la conceptualización de la identidad e imagen de las empresas y/u organizaciones , el autor define a la misma dentro de una concepción binómica, donde la identidad representa la actividad organizada y premeditada por parte de una organización de difundir en el mercado de la información la esencia de la institución, conformada ésta por todos los elementos visuales, icónicos y organizacionales de la empresa, siendo la imagen el reflejo de la intelección de dicho acto por parte de los públicos.

 

A manera de refuerzo del concepto de identidad el autor propone como una definición más descriptiva a la formulada por Downy, quien establece que fundamentalmente la identidad corporativa es la suma de todos los factores que definen y proyectan lo que una organización es, a dónde se dirige, su historia personal y única, su estilo de mix de negocios, su política  y practica de comunicación, nomenclatura, competencia y su diferenciación en el mercado. Básicamente identidad corporativa no es únicamente la fuente de la cultura organizacional, sino también el foco de la futura identificación de la empresa, esto es en sus presentaciones visuales y verbales, incluyendo la aplicación de su planificación de marketing de posicionamiento en el mercado y diferenciación competitiva de la corporación, su unidad de negocios, productos y estándares de servicios.[14]


 

Titulo 3°

 

La Comunicación Política

 

 

3.1 Comunicación Política o Marketing Político

 

Al tratar de abordar las teorías regentes para la denominada comunicación política, entendida ésta como las estrategias y acciones de comunicación entabladas por entes de origen político hacia sus diferentes públicos, se ha podido corroborar que la misma es tratada en forma sinónima con el término Marketing Político.

 

Gustavo Martínez Pandiani, uno de los consultores en comunicación política más reconocidos de la Argentina, presidente de la Asociación Argentina de Marketing Político, Decano de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad del Salvador, propone como definición de Marketing Político a aquel conjunto de técnicas de investigación, gerenciamiento y comunicación que se utilizan en el diseño y ejecución de estrategias y tácticas a lo largo de una campaña política, sea esta electoral o de difusión institucional.  [15]

 

Generalmente el término Campaña Política es asociado a aquel período en el que los candidatos de las diferentes fuerzas partidarias políticas, en vísperas de una elección, entablan estrategias de comunicación para con los votantes a fin de obtener el mejor resultados posible en la contienda.

 

Pero como bien expresan los representantes de la Asociación Latinoamericana de Consultores Políticos (A.L.A.C.O.P), las campañas electorales modernas son procesos permanentes de comunicación con el electorado, ya que si la fuerza política ha salido vencida de la contienda electoral, ésta tendrá una postura de oposición dentro del escenario político, y si ha salido victoriosa su postura estará dada por la comunicación oficialista o de gobierno.[16]

 

 

3.2 El modelo de Comunicación Política

 

Respecto al modelo de comunicaron aplicada a los mensajes políticos, se entabla aquí una analogía entre el modelo presentado por Shannon y Waever  y los componentes de la comunicación electoral o política, donde el emisor es reemplazado por el candidato y el receptor es el denominado votante.

 

Se destaca en este modelo la suprema importancia de los medios masivos de comunicación, quienes cumplen precisamente el papel de medio de transmisión de los mensajes, los cuales se ven complementados en rigor por otros sistemas o medios de comunicación como ser los actos políticos, caravanas, caminatas, etc. Sin perjuicio de ello, es reconocido en forma general el papel preponderante de los medios masivos de comunicación en el proceso de transmisión de los mensajes políticos.

 

En este marco, la decodificación de mensajes políticos y la retroalimentación del sistema, produce el fenómeno conocido con el nombre de opinión pública, siendo ésta la vía utilizada por los votantes para la retransmisión de los estímulos producidos por la recepción de los mensajes políticos.

 

3.3 Los Públicos de la Comunicación Política.

 

Se ha podido analizar que dentro del paradigma del marketing político y en lo referente a los modelos de comunicación se ha aplicado una analogía entre el modelo comunicacional genérico y el desarrollo de una estructura comunicacional específica para el orden político.

 

Es de esta misma manera, que la identificación de los públicos a los cuales van dirigidos los mensajes políticos, es realizada bajo una perspectiva específica guardando un orden analógico con los modelos genéricos.

 

Por ello, la clasificación de los públicos de la comunicación política responde al criterio de la perspectiva de cada audiencia y a la conceptualización de la imagen y características del emisor, que estas poseen. [17]

 

a) Público Predestinatario; partidario u otro positivo: Es el público partidario, simpatizante, afiliado o que forma parte del colectivo de identificación con las ideologías del partido.

 

b) Público contra destinatario, Adversario u otro negativo: es aquel público que es adversario al partido ya que se encuentra excluido del colectivo de identificación partidaria y promulga ideologías contrarias.

 

c) Público Indeciso o Independiente: es aquel publico indeciso que no se siente identificado con ningún partido político en especial y decidirá su voto según las opciones electorales y circunstancias del momento dependiendo de su conveniencia.


 

Titulo 4°

 

Los Partidos Políticos Argentinos

 

 

Breve descripción de las reglamentaciones legales vigentes para los partidos políticos argentinos

 

 

4.1  Ley Nacional N° 23.298

 

Ley Orgánica de los Partidos Políticos:

Reglamentación Jurídica de los Partidos Políticos en Argentina.

 

Titulo 1°: De las  Funciones y Obligaciones de los Partidos Políticos.

 

En Argentina, se cuenta con una Ley Orgánica de los Partidos Políticos, sancionada el 30 de Septiembre de 1.985 y promulgada el 22 de Octubre del mismo año como  Ley Nº 23.298. En la misma se establecen los siguientes títulos:

 

·      Principios Generales.

·      De la Fundación y constitución.

·      De la Doctrina y Organización

·      Del Patrimonio

·      De la caducidad y extinción de los partidos

·      Del procedimiento partidario frente a la justicia electoral

·      Disposiciones Generales

 

La ley establece en su artículo 7, incisos c y d, del titulo II, la necesidad de formular una declaración de principios y la existencia de una carta orgánica como requisitos para el reconocimiento jurídico legal de un partido político.

 

Respecto a las funciones y obligaciones de los partidos políticos como instituciones, gran vació se encuentra en la legislación vigente, ya que en ningún apartado se encuentran rubricados estos aspectos con fuerza de ley.-

 

 

Titulo 2: De los  Requisitos para el Reconocimiento Legal de  los Partidos Políticos

 

En la Ley 23.298, se establecen determinados requisitos para el reconocimiento de la personalidad jurídico política por parte de la justicia para formar un partido político.

 

Recordemos que esta ley fue sancionada en el año 1985, su espíritu era, además de reglar legalmente a las instituciones, fomentar la participación democrática, buscando la representatividad en instituciones políticas legales de los distintos sectores sociales de ideología y opinión.

           

Titulo 3: El  Financiamiento de los Partidos Políticos.

En la Argentina, la Ley Orgánica de Partidos Políticos, establece dos tipos de aportes estatales para la manutención de los Partidos Políticos. En primer lugar se encuentra el  Fondo Partidario Permanente, mediante el cual  cada institución percibe dos pesos con cincuenta centavos ($ 2.50) por cada voto obtenido en las elecciones próximas anteriores.-

 

En segundo lugar, cuando un partido es oficialista, esto quiere decir que se encuentra en ejercicio del gobierno, el mismo percibe un diezmo de cada sueldo de cada funcionario con designación política, sin importar si el mismo se encuentra afiliado o no a la organización partidaria.-

 

La ley orgánica permite a los partidos políticos percibir donaciones y/o aportes de distintas organizaciones siempre y cuando el importe quede registrado en las transferencias bancarias del partido.-

 

 

4. 2. El rol Institucional de los Partidos Políticos Argentinos

 

Al principio de la década de los ochenta, culmina en la Argentina un periodo de 7 años de gobierno de facto, con lo que se reinstaura en el país la Democracia Representativa. Con este hecho puntual toman gran relevancia los Partidos Políticos, ya que los mismos son el instrumento básico y más representativo de dicho sistema de gobierno. [18]

 

El Dr. Josef Thesing, define de una manera muy clara el concepto “democracia” y cómo ésta se relaciona en su esencia con la existencia de los Partidos Políticos: “… sistema basado en partidos que compiten por alcanzar y ejercer el poder político, mediante su participación en elecciones universales, directas y secretas, que se realizan periódicamente. En éstas los ciudadanos delegan su representación en quienes eligen, por el voto mayoritario, para que ejerzan las principales funciones de dirección del Estado -ya sea en el gobierno central, en el parlamento o en el gobierno municipal- durante un período de tiempo previamente establecido en la ley constitucional” . Y culmina su apreciación diciendo: “…la existencia de partidos es inherente a los principios de la representación en la democracia.[19]

 

Podemos concluir de esta manera, que los partidos políticos componen la naturaleza misma de un estado democrático, constituyéndose como Instituciones Fundamentales del sistema, tal como lo expone el Artículo 38 de nuestra Constitución Nacional.

 

Debemos entender por Institución a una organización de individuos, que subsiste independientemente de los hombres que la componen. A la compleja red relacional que liga entre sí a los participantes, la institución agrega algo más y distinto de los elementos iniciales. Más allá de los miembros individuales nace un elemento nuevo, una entidad autónoma, que no resulta de una simple suma. [20]

 

Se establece así  la importancia de este tipo de instituciones para la existencia  de un Estado democrático. Deberíamos ahora especificar a qué naturaleza de organización nos referimos cuando hablamos de Partidos Políticos.

 

 Una de las mejores definiciones, en mi opinión personal, es la que establece que los Partidos Políticos "son las agrupaciones de personas que sostienen opiniones políticas que pretenden hacer prevalecer a efectos de orientación y de la gobernación del Estado.”[21]

 

Pudiendo entender en todas sus acepciones y características a los términos, Democracia Representativa, Partido Político e Institución, es que podemos avanzar hacia las primeras reflexiones referentes a la institucionalización de los partidos políticos argentinos.

 

Algunas Reflexiones sobre Institucionalización

 

Los partidos políticos entendidos como Instituciones poseen en su constitución determinado tipo de funciones y atribuciones que les son inherentes. Entre las funciones básicas que se le pueden atribuir a un partido político están las de interpretar, agregar y articular intereses, expectativas y demandas de la sociedad.[22]

 

Cumplen un papel exclusivo en lo referente a la representación legítima de los diferentes sectores sociales en los ámbitos de gobierno debiendo además, asumir su rol de institución intermediaria entre la sociedad y los órganos del Estado.

 

Referente a sus atribuciones naturales les compete a los partidos políticos, el reclutamiento de líderes, la nominación de candidatos y la promoción de candidaturas, la elaboración y difusión de programas y definiciones discursivas referentes a las formas de gobernar y cuáles políticas públicas promover.[23]

 

Por Institucionalización de una Partido Político se entiende, en forma genérica, a aquel estado en que los partidos desarrollan a plenitud la potencialidad de sus funciones y atribuciones, a la vez que buscan lograr la mayor transparencia y eficacia en su accionar como organización política. .[24]

 

Existen determinados indicadores de institucionalidad partidaria como ser:

 

·  Una Cultura partidaria, verdadera y transmisible, basada en la declaración de principios del partido, donde se vea reflejado el ideario político de la institución, al igual que la misión y visión de la misma.

 

·  Transparencia en las prácticas y desempeño de los funcionarios partidarios, tanto si los mismos ejercen cargos internos como funciones de gobierno.

 

·  Estructura organizacional que refleje en su organigrama los sectores necesarios para el cumplimiento fehaciente de las funciones del partido.

 

·   Documentación partidaria actualizada y conocida por todos sus miembros como la carta Orgánica, reglamentaciones éticas, etc.

 

·  Trabajo permanente y constante para la creación de proyectos políticos viables y actualizados, ya sean estos para ejercer el gobierno o colaborar con él.

·   Respeto por las normativas internas del partido, las cuales deben promover la participación política de todos sus afiliados, la comunicación interna y externa, la transmisión de su ideología, etc.

 

Cuando esta situación se da dentro de un marco aceptable de variaciones y particularidades, un Partido Político es capaz de cumplir correctamente con sus funciones y  transmitir credibilidad a sus electores, por lo que generalmente logra mantener su voto duro[25]a lo largo de los distintos comicios sin que éste sufra grandes variaciones. Pero se debe tener en cuenta que la simple retención de los porcentajes de voto constante por parte de un partido no es de por sí un indicador fehaciente e infalible de la adecuada institucionalización del mismo.

 

Para poder determinar el grado de institucionalización de un partido político se deben analizar todos los factores en forma conjunta, ya que existen situaciones contextuales referentes a la dinámica y realidad del sistema partidario en su totalidad que pueden producir que partidos con prácticas poco institucionalizadas, logren mantener los índices de voto constante; todo depende de la realidad y percepción de credibilidad que ofrezcan los otros partidos políticos participantes.

 

En cambio, la disminución o pérdida del voto duro por parte de un partido político, sí se considera como indicador de baja institucionalidad, ya que el partido ha perdido el apoyo de sus simpatizantes, los cuales han optado por otras opciones electorales. Generalmente esta situación se produce cuando baja en forma constante la credibilidad institucional del partido y cuando los votantes perciben que la institución no cumple correctamente con sus funciones.

 

Esta situación genera de por sí una transferencia de caudal electoral. Cuando ésta se da dentro de un sistema predominantemente bipartidista, ese caudal electoral se transforma en lo que generalmente se denomina “sector independiente de electores”[26]. Cuando existe un porcentaje considerable de independientes entre los votantes, surgen nuevos partidos políticos, ya sean éstos naturalmente originales o producto de alianzas partidarias entre organizaciones preexistentes.

 

Frente a este contexto, el sistema partidario sufre fuertes variaciones. Los partidos nuevos, en rasgos generales, carecen de estructura y referentes ideológicos y partidarios. Generalmente su existencia gira en torno al accionar de una sola persona, por lo que el desempeño electoral de esta organización dependerá mucho más del nivel de identificación personal del electorado para con su referente político, que de la representación política que este partido pueda llegar a ofrecer a los distintos sectores de la sociedad.

 

En el caso de las alianzas entre partidos, quizás el problema principal no sea la estructura partidaria o la referencia ideológica. El mayor inconveniente que deben afrontar estas uniones, es el de las luchas y diferencias internas las cuales, generalmente, no permiten que estas alianzas se transformen en el tiempo en nuevos partidos que logren consolidarse como una unidad institucional.

 

Esta gran dispersión y movimiento del caudal electoral, en conjunto con el surgimiento y desaparición constante de partidos políticos, produce en el mediano plazo, el fortalecimiento de aquel partido que haya podido conservar sin grandes variaciones su desempeño electoral trasformándolo, en comparación con el voto duro del resto de los partidos, en hegemónico.

 

Ese partido beneficiario, si bien mantiene en el tiempo los porcentajes de votos, al ser virtualmente hegemónico no fortalece su institucionalización. Con un sistema partidario  en desequilibrio, y al no existir fuerzas opositoras serias y constantes con cuotas de poder significativas que puedan servir de contrapeso, aparecen dentro del partido “hegemónico” prácticas características de baja institucionalización como ser los arreglos de cúpulas, alta corrupción, clientelismo político, caudillismo, etc. lo que generalmente conduce a fraccionamientos internos.

 

La consecuencia o síntoma más inmediato de este contexto es la disminución  considerable de la participación ciudadana, tanto en los comicios como en la vida partidaria.  Con esto no sólo se ve afectada seriamente la función de representatividad que deben ejercer los partidos políticos y en donde reside indiscutiblemente su razón de ser, sino también  se deteriora el sistema democrático en sí. La sociedad y el Estado se ven seriamente perjudicados.

 

Se establece así que un sistema partidario con muchos partidos políticos no precisamente denota una vida política partidaria más institucionalizada. Es una realidad que los partidos políticos que en un determinado período de tiempo no se constituyen como Instituciones Políticas, tienden a desaparecer en el corto plazo. El surgimiento y desaparición constante de partidos políticos en el escenario electoral, produce graves consecuencias para la vida democrática e institucional de un Estado, un partido hegemónico que no cuente con una fuerza de contralor,  incurre sin remedio en practicas poco éticas perdiendo de esa manera la institucionalización que le permitió llegar a ese lugar. Este contexto transforma al panorama político nacional en poco previsible y confiable.


 

Capítulo III

 

Desarrollo

 

Esquematización de los Principios de las Relaciones Públicas.

 

En orden a poder dotar de estructura y lógica de análisis a la presentación del desarrollo del proceso de investigación emprendido en esta tesis, y considerando que la misma encuentra su eje estructural en la aplicabilidad de los Principios de las Relaciones Publicas[27], el presente apartado se organizará en base a la unificación temática de los principios referenciados.-

 

Si se analiza con detenimiento las conceptualizaciones que conforman el enunciado de cada principio, se pondrá descubrir que existen cuatro ejes temáticos en base a los cuales se estructuran los principios, a saber:

 

  1. Los públicos de la Organización: La necesidad de identificación, estudio e investigación de los públicos.-

 

  1. La Comunicación Institucional de la Organización: La necesidad de diagnóstico, planificación metodología, segmentación y retroalimentación de la comunicación institucional.

 

  1. Las Relaciones Publicas de la Organización: La necesidad de evaluar las relaciones publicas de la organización y el vínculo de ésta para con los lideres de opinión.-

 

  1. La evaluación de los resultados: La necesidad de establecer sistemas de evaluación constante de la totalidad de las acciones emprendidas por parte de la organización dentro de esta temática.-

Es en base a estos cuatro ejes temáticos que se ha realizado la presentación del proceso de análisis e investigación realizado, exhibiendo a continuación un cuadro esquemático donde se representa la unificación de los principios a fin de aportar claridad a la comprensión de la estructuración elegida.-

 [Continúa]

 

 

                                           Agregar a Favoritos Haznos tu Pagina de Inicio   


El contenido de las notas y artículos firmados no representan, necesariamente la opinión de RRPPnet, siendo exclusiva responsabilidad de sus autores.

 

 

 
¿Dudas?
Foro S.O.S
General RRPP
Ver todos
 
Libros
Consulta la biblioteca de libros
¿Alguna palabra sin comprender?
Glosario Técnico
Regístrate!!!
comunicacion corporativaAccede a secciones "exclusivas" para registrados
Sugerencias
comunicacion institucional1Envía una noticia
comunicacion institucional2Envía tus apuntes
comunicacion institucionalPublica un artículo
comunicacion institucional3Dicta un curso

Página Principal | Acerca de RRPPnet | Editora |Publicidad en el Portal| Contactos |


Desarrollado por:
NM Comunicaciones ™   © RRPPnet . Todos los derechos reservados.  Términos y Condiciones.